Proof of Burn (PoB)

Proof of Burn, ¿qué es?

En el mundo de los sistemas de blockchain existen tres tipos de algoritmos de consenso, dos más usados como el Proof of Work (PoW) y el Proof of Stake (PoS) y uno usado en menor medida y aun en pruebas como una posible alternativa, el Proof of Burn (PoB). En líneas generales estos algoritmos son los encargados de mantener la red segura y verificar las transacciones realizadas.

¿En que consiste Proof of Burn?

Una blockchain de Proof of Work, tal y como funciona la de bitcoin, se basa en un escenario en el que los mineros compiten por darle solución a un problema criptográfico. El primer minero en encontrar la solución transmite su trabajo al resto de la red y si su prueba es válida entonces le dará el derecho de agregar ese bloque al blockchain y será recompensado con bitcoins recién generados.

Por otro lado, una blockchain de Proof of Stake funciona de una manera distinta. Este utiliza firmas digitales que demuestran la propiedad de la moneda. La validación de bloques se realiza mediante forgers y se eligen de manera determinista, sin embargo, cuantas mas monedas tenga un forger en juego, más probabilidades tiene de quedar seleccionado como validador de bloques. A diferencia del sistema PoW, los sistemas PoS no ofrecen recompensas de bloque, sino que las ganancias del minero vienen de las comisiones generadas por la transacción de la validación del bloque.

Por último, tenemos la blockchain de Proof of Burn, este protocolo fue diseñado por Iain Stewart y presentado en el famoso foro Bitcointalk en el año 2012. Iain describe el algoritmo diciendo que las monedas quemadas son como las plataformas mineras, es decir, un minero quema sus monedas para comprar una plataforma virtual en la que estará extrayendo bloques. Mientras mas monedas queme el minero más grande será su plataforma virtual y podrá extraer mayor cantidad de bloques.

Básicamente, el protocolo Proof of Burn no implica un proceso de minado para conseguir nuevas criptomonedas, sino que lleva al quemado de algunos tokens de la criptomoneda nativa para tener el derecho de generar la nueva moneda. Explicado de una manera mas sencilla, en el protocolo PoB los mineros deben enviar criptomonedas a una dirección publica, verificada y no accesible, conocida como eater address o dirección comedora, es decir, el minero realiza una inversión de criptomonedas en la blockchain y mientras mas monedas invierta mayor será el alcance del poder de minería.

De esta forma, con la inversión, el minero esta estableciendo un compromiso con la red y aunque se debe realizar una inversión tal y como ocurre en el caso del protocolo PoW, en este caso la inversión se hace directo en las criptomonedas y no en equipos de computo potentes. Es importante destacar que las criptomonedas enviadas por el minero no son recuperables puesto que las eater addresses son generadas sin contraseña asociada.

Motivación del Protocolo

El principal objetivo de este protocolo era lograr que se exigiera un trabajo realmente costoso de realizar y de una forma mas eficiente que el protocolo PoW, de esta forma se desarrollo la idea de consumir recursos reales y tangibles como lo son las criptomonedas con el objetivo de conseguir la capacidad para minar dentro de la blockchain.

Esto se resume en lo siguiente, cuando un minero decide usar el protocolo PoB es necesario que haga un pago de cierta cantidad de criptomonedas y una vez hecho, entonces tendrá la capacidad para minar y verificar transacciones en la blockchain. El fin de todo esto es conseguir que el minado sea costoso y obligar al minero a establecer una relación directa con la red.

Ventajas y desventajas del Proof of Burn

En este punto es importante destacar que las opiniones de los usuarios con respecto a la plataforma son muy variadas, sin embargo, acá detallamos las mas relevantes en cada uno de los aspectos.

Ventajas

  • Obliga al usuario a establecer una relación con la red a largo plazo al exigir una inversión inicial en la red para tener acceso a la plataforma de minado.
  • No se requiere una cantidad excesiva de poder de cómputo, lo que la considera mas sostenible durante el tiempo y amigable con el medio ambiente.
  • Todo el proceso se realiza de forma virtual por lo que no se necesita un hardware especializado para realizar el minado.
  • Asegura el comportamiento honesto de los inversores y a su vez genera estabilidad y seguridad para la red.
  • Facilita la distribución de las criptomonedas de una forma mas descentralizada.

Desventajas

  • Al no tener una garantía de recuperar los valores invertidos en la red los mineros corren un riesgo similar al que se tiene cuando se realizan inversiones en los mercados.
  • Los tokens quemados podrían venir de un proceso de PoW lo que contradice una de sus premisas que es evitar el uso de hardware especializado y hacerse amigable con el medio ambiente.
  • El proceso de verificación realizado por cada minero es mucho más lento en comparación al realizado en el PoW.
  • Se corre el riesgo de que se convierta en un sistema en el que la mayor parte de las ganancias se las lleven aquellos que más invierten criptomonedas en la red.

En la actualidad existen tres criptomonedas que utilizan este protocolo;

  1. SlimCoin (SLM) que utiliza una combinación de los tres protocolos.
  2. CounterParty (XCP) que usa PoB para la creación de sus tokens quemando bitcoins enviados por sus usuarios.
  3. Factom (FCT) que usa una variante un poco mas compleja de este protocolo llamada “Burn and Mint”.